Sudamérica hacia la libertad

204
Foto: Bernardino Avila

Sudamética se convierte en una protesta contra la represión y por la libertad. Su pueblo llena la geografía con un grito de inconformidad contra el yugo del neoliberalismo, sistema devastador que parece pelear su último bastión en esa parte del mundo.

Chile: las protestas no cesan y la violencia contra civiles aumenta

Un ejemplo lamentable de esta catástrofe regresiva de parte de la nostálgica clase que dominaba el poder, fue el homicidio de la fotorreportera Albertina Martínez Burgos, de 38 años, quien habría documentado la jornada de protestas el pasado 14 de noviembre en la emblemática Plaza Italia de Santiago.

Fue vista por última vez el martes 19 de noviembre por su novio. Luego, su madre la encontró en su departamento del centro de Santiago tendida y sin señales de vida. Según la Fiscalía Centro Norte, se presume la intervención de terceros en la muerte, que calificó como un presunto homicidio. 

En la vivienda no estaba la cámara, ni la notebook, ni los documentos, tampoco ningún rastro del trabajo realizado por Albertina durante los más de 30 días que empezó el conflicto en Chile. 

Un caso similar, también en Chile, sucedió con Daniela Carrasco, de 36 años a quien conocían como ‘La Mimo’, quien fue vista por última vez mientras un grupo de carabineros la detenía.

A la artista callejera la ultrajaron, torturaron y asesinaron, después la colgaron en un reja, así denunció un colectivo feminista. 

Por este caso, el pasado 20 de noviembre, la Coordinadora Feminista 8M de Chile, llevó a cabo un homenaje a la artista callejera a un mes de su asesinato que la justicia de ese país continúa “investigando”.

Según un informe presentado por Amnistía Internacional-Chile, oficialmente se produjeron “27 muertes, 2 mil 300 personas lesionadas, de las cuales más de 1 400 han sido heridas por armas de fuego, 287 personas con graves lesiones oculares (pérdida de uno o los dos ojos) y 1 100 denuncias por tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes así como 70 denuncias de carácter sexual cometidos por funcionarios públicos, entre las que se encuentran la violación sexual, el abuso sexual, la desnudez forzada y las amenazas sexuales”. 

Manifestantes son un cáncer

El jefe de la Zona Metropolitana Este de los Carabineros de Chile, Enrique Bassaletti, comparó las protestas en el país con el cáncer y explicó las heridas por balas de goma sufridas por periodistas y manifestantes diciendo que durante la quimioterapia “se matan células buenas y células malas”.

“Nuestra sociedad está enferma de una enfermedad grave (…) supongamos que es un cáncer. Cuando el tratamiento al cáncer se hace con quimioterapia y radioterapia (…) cuando se busca solucionar ese problema en el ejercicio, en el uso de esa herramienta médica, se matan células buenas y células malas porque es el riesgo a que se somete”, declaró Bassaletti.

Colombia

En Colombia el país se ha paralizado como no ocurría en 42 años. Ya son cuatro días de movilizaciones del paro nacional convocado por sindicatos, jubilados, trabajadores y estudiantes, en oposición a un proyecto de gobierno de reforma laboral y modificación del sistema de pensiones.

Después de que es levantado el toque de queda decretado en Colombia por el presidente Iván Duque, miles de manifestantes volvieron a las calles en Bogotá y otras ciudades.

En algunos casos, las protestas pacíficas derivaron en disturbios ante la llegada del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) que lanzó gases lacrimógenos contra la población.

Durante las protestas y cacerolazos un joven de 18 años resultó herido en la cabeza al cruce de la calle 19 con carrera 4, ante el impacto de un proyectil lanzado por agentes del Esmad.

Según la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, unas 207 mil personas participaron de las protestas de manera pacífica en términos generales. La autoridad agregó que hubo 313 actividades entre marchas, concentraciones y bloqueos.

Con poco más de 15 meses en el poder, el presidente Iván Duque sufre una creciente crisis de impopularidad. Cuestionado por sus políticas económicas y sociales que dieron pie al paro nacional. Al llamamiento se sumaron estudiantes, colectivos indígenas y organizaciones de oposición.

Duque sin mayoría en el Parlamento, es víctima de una fragilidad política no solo por las protestas sino también por los reveses sufridos por su partido, el Centro Democrático, en las pasadas elecciones locales. 

Bolivia

Aumentan las muertes en Bolivia por las protestas tras la dimisión de Evo Morales, en su mayoría son los indígenas los que están siendo reprimidos con violencia.

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales, desde su exilio en México denunció la violencia golpista en la nación que ha dejado en ocho días unos 27 muertos desde el golpe de Estado, entre ellos, las seis víctimas por la masacre en Sacaba, ciudad del departamento de Cochabamba.  

El mandatario indígena aseguró que durante su gestión cuidó de no usar armas letales contra el pueblo, sin embargo, con la instalación de reciente Gobierno de facto han usado balas para reprimir a los movilizados en defensa de la democracia. 

“El mundo está viendo cómo es un golpe de Estado de la derecha (…) están matando a mis hermanos y hermanas”, dijo en referencia a las muertes que se van acumulando por la acción de las Fuerzas Armadas. 

Según la Defensoría del Pueblo, en total se han registrado 30 muertos desde las pasadas elecciones generales del 20 de octubre, de los cuales 27 fueron tras el golpe de Estado. Las autoridades de facto no reconocen todas estas muertes.

En la sede del Gobierno de Bolivia, en La Paz, la Policía Antidisturbios disparó gas lacrimógeno contra los manifestantes que, a su vez, lanzaban piedras contra los agentes. Las personas mayores y los niños también fueron presa de la violencia que se generó cuando Áñez anunció que Morales enfrentaría posibles cargos legales por fraude electoral si regresaba al país.

Además ha aumentado la persecución de dirigentes populares, el gobierno de facto emite decretos para usar la fuerza sin regulaciones ni penalidades.

Institucionalizan el Golpe

En dos semanas el gobierno de facto boliviano avanza en la institucionalización del golpe de Estado y tratan de borrar el cambio que trajo Evo Morales al país.

El nombramiento de ministros, cese de embajadores, intervención de medios de prensa y criminalización de dirigentes del partido de Evo Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS) —que es la primera fuerza política del país—, son algunas de las tácticas de la autoproclamada mandataria Jeanine Áñez.

El Ministerio Público del gobierno autoproclamado acusó la víspera al vicepresidente de MAS, Gerardo García, y a Ramón Raúl Caro, del presunto delito de uso indebido de bienes del Estado y solicitó su detención preventiva en la cárcel paceña San Pedro. Paralelamente, el organismo ordenó la aprehensión de la ex ministra de Culturas Wilma Alanoca.

Esto ocurre después de que el pasado 14 de noviembre, el MAS aceptó bajo tres condiciones, instalar una mesa de diálogo con el gobierno interino a fin de pacificar el país y convocar a nuevas elecciones.

Tras la renuncia de Morales, la senadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia y asumió el poder sin quórum legislativo, un hecho calificado por Morales del “golpe más artero y nefasto de la historia”. Sin embargo, Áñez insiste en que lo ocurrido en Bolivia fue “una revolución para recuperar la democracia” y no un golpe de Estado.

Áñez contra México

El gobierno de facto Bolivia, presidido por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, presentó una “protesta formal” en contra de México por, supuestamente, violar los principios que rigen el asilo político en torno al presidente Evo Morales.

“El Estado Plurinacional de Bolivia ha presentado una protesta formal ante el Estado de México por la violación de los principios que rigen la institución de asilo político”, dice un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

En el texto, el Ministerio especificó que su “recurso” será presentado luego de la difusión de una llamada telefónica del 20 de noviembre en donde, presuntamente, Evo Morales -quien está en México condición de refugiado- llama a seguir con los bloqueos en varias ciudades de Bolivia.

Según el gobierno boliviano, el hecho de que el mandatario depuesto por el golpe militar haga “actividad conspirativa” e “incite a la violencia” desde territorio mexicano violenta el artículo 4 de la Declaración sobre el Asilo Territorial adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, pues “atenta contra la estabilidad del gobierno constitucional, la paz social y los derechos humanos del pueblo boliviano”.

Elecciones

El gobierno de facto de Jeanine Áñez promulgó la ley para convocar nuevas elecciones generales en el país andino.

En un acto en el Palacio Quemado, Añez firmó el llamado “Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales”, que anula los comicios en los que fue reelegido el dimisionario presidente, Evo Morales, el 20 de octubre.

Áñez ha señalado que este proyecto es el resultado de “protestas pacíficas” y ayuda a restaurar la democracia. “La ley que acabamos de promulgar es la ley que los bolivianos queremos y por esa ley hemos salido a las calles plazas y rotondas para expresar pacíficamente nuestra decisión de repudio a la forma en la que el gobierno anterior intentó manipular la voluntad de todos nosotros, por tanto, un fraude escandaloso”, ha apostillado.

La normativa, que tiene 12 artículos, urge a nombrar un nuevo órgano electoral, con un nuevo padrón y con las candidaturas que deseen presentarse, sin pasar por unas elecciones primarias.

En Sudamérica los estertores del neoliberalismo son una llamarada cruel, el coletazo de un sistema fraguado en la ilusión de acumular riqueza para unos cuantos, sin pensar que los más iban este día a levantarse para recuperar la libertad.

4 Shares