Seguimos sin oposición

162
Foto: Cuartoscuro

Algunos segmentos de la población señalan convencidos que MORENA, la Cuarta Transformación y el propio presidente de la República deben empezar a trabajar para conservar la hegemonía del partido en el poder y del proyecto político en las próximas elecciones que, dicen, están a la vuelta de la esquina.

Como siempre les preocupa la paja en el ojo ajeno. Así también pujaron por la necesidad de que desde el gobierno federal se cumpla con las promesas de campaña en un año.

Afirmaban, a veces sólo por fastidiar, que nada se había hecho y en realidad ha habido tantos cambios que han perdido la brújula.

Aquí lo lamentable, muy lamentable, es el hecho de la oposición partidista en ese mismo lapso, es decir, un año, no han podido crear el contrapeso necesario ni en el Congreso ni en la sociedad ni cuando intentan tomar las calles.

Lo anterior se convierte en un verdadero peligro no sólo para la democracia sino para la tranquilidad de México. Porque en lugar de preocuparse porque el partido en el poder y el Presidente mantengan su popularidad deberían estar angustiados por fortalecer la oposición, por reconstruirse desde adentro, sobre todo la oposición partidista, que no es la única, pero es la que está organizada.

De no haber competitividad electoral, de no existir la oposición política de manera sistemática, la inconformidad de los segmentos de la sociedad al no encontrar los cauces legales adecuados para dar a conocer sus condiciones, propuestas, necesidades y circunstancias, elegirían otra forma de convertirse en una más radical, o por lo menos que se note.

La tarea que tiene a cuestas la oposición es titánica, todo hace suponer que no le ha dedicado tiempo más que a las críticas al nuevo gobierno.

En un año, la oposición no generado propuestas, más allá de intentar frentes comunes para desgastar al actual gobierno, pero eso no es todo, el trabajo de una oposición responsable con la historia.

La inconformidad de los ex privilegiados quieren recuperar lo que consideraron propio sin serlo. Se niegan a una política económica que nutra el consumo interno y que otorgue capacidad económica a las bases sociales. De ahí que insistan en la existencia de una recesión.

El problema es que hay una oposición de nostálgicos de los privilegios que al no encontrar en los partido antagónicos un cauce para dar a conocer sus propuestas se verían en la necesidad de radicalizarse y buscar más allá de nuestras fronteras la solidez política que no pueden ofrecerles los partidos políticos mexicanos.

La preocupación de Estados Unidos por el avance de los regímenes progresistas es cada día mayor, lo ha mostrado no sólo con palabras sino con hechos. Si los opositores desarticulados en el interior de México, logran que algún gobierno extranjero pueda hilvanar sus exigencias con un grupo o con una acción prefabricada, ilegal, poco patriótica, sin concesiones populares, pero con grandes e importantes beneficios individuales y de grupo igual que antes.

Es la oposición la que tiene el tiempo encima y al parecer, no sólo el tiempo.

4 Shares

1 COMENTARIO

  1. Como dice el articulo la oposicion no ha hecho ninguna propuesta yo agrego ni se han acercado a la gente para convencerlos de que porque debemos confiar en ellos mas que a las organizaciones opositoras a todo lo que venga de AMLO pero no debemos confiarnos de que todo lo haga AMLO y debemos seguir difundiendo a morena que si trabaja para erradicar la pobreza y la corrupcion

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí