Oposición desesperada

286

Los sistemas neoliberales desarticularon no sólo la parte oprimida de la sociedad sino la otra, la que recibía beneficios secretos y soterrados a costa de la opresión de la mayoría.

La marcha de la oposición del 1 de diciembre de 2019 rompió con los pronósticos de los comentaristas conservadores que hablaban de una creciente oposición a la Cuarta Transformación. Al contrario, a juzgar por la cantidad de manifestantes en las calles contra, disminuyó, a pesar de que el caso LeBarón ofreció muchos voluntarios que aumentaron su número.

Es tan clara la disminución de la oposición que hasta se dice dispuesta a manifestarse públicamente en las calles, incluido el líder nacional del PAN, Marko Cortés, que en un gesto de desesperación dijo que marcharon 100 mil personas cuando en realidad marcharon un promedio de 10 mil. El panista, presente en la marcha, uno de sus convocantes, sabe que la presencia de los opositores en las calles decrece.

Así como esa evidente muestra, las expresiones de los opositores al nuevo gobierno, se presentan como acciones desesperadas y hasta desquiciadas, porque su minoría no les permite una articulación ni plena ni masiva ni congruente con la voz popular que por su magnitud y su largo periodo de cultivo siempre será más fuerte.

Los opositores son personas que no están acostumbradas a mostrar su preferencia política. Habituados a vivir a la sombra del gobierno, con subsidios indirectos o directos, las ideas políticas no se les dan, porque nunca las han procurado y por lo mismo no pueden ponerlas en práctica. Los opositores desconocen las estrategias que deben adoptar para que el destino les regrese las dádivas que consideraron propias de por vida.

La oposición en México no crece ni disminuye, por ahora, como se ha manejado  en algunos medios. Está latente, como sucede en cualquier país del mundo, su crecimiento o disminución depende de las acciones de gobierno. Y éstas favorecerán a un sector de la población mientras otro considera que deben favorecer otro aspecto de la vida política del país. La persistencia de un segmento social que insiste en el aeropuerto de Texcoco, por ejemplo, siendo que se trata de una discusión agotada, es clara muestra que solo dan patadas da ahogado.

Así, como en este caso, dependerá de cada problema o de su solución será la fluctuación de las simpatías o antipatías de la gente que se manifieste. Sin embargo, la inconformidad no está del lado de los partidos ni de los grupos tradicionales de presión ni siquiera se afilia por conceptos elementales de la organización social como en grupos de colonos o asociaciones gremiales, o sociedades de estudiantes o de amas de casa.

La desarticulación no desaparece debido a una desesperación que no les permite coincidencias. La individualidad de sus reclamos impide la identificación de necesidad y los objetivos se muestran inalcanzables en lo social y en lo personal. Los sistemas neoliberales desarticularon no sólo la parte oprimida de la sociedad sino la otra, la que recibía beneficios secretos y soterrados a costa de la opresión de la mayoría.

Es ese individualismo el que impide que haya una oposición seria, conformada por objetivos comunes por necesidades sociales estables. El poder absoluto desarticula más a la parte de la sociedad que beneficia que al que desfavorece, porque la parte oprimida al tener un enemigo común crea sus propias estrategias; sin embargo, dentro del poder absoluto sus beneficiarios se pelean por un poco de más de poder, sin solidaridad ni más enemigo que el que tienen al lado y detrás y enfrente.

La competencia por los benéficos personales no es la misma que la que intenta alcanzar sus derechos más esenciales. Una lucha es individual, la otra social. De ahí que la oposición se desespere ante una circunstancia personal que no armoniza con el poder, acostumbrados a ser su sombra y su siervo; sus consentidos y el objeto del sacrificio personal.

1 Shares

1 COMENTARIO

  1. No debemos confiarnos pensando que ya no van a regresar como ciudadano me toca seguir trabajando y difundir los logros de este gobierno y ser criticos con objetividad y no caer en fakes y no hacerles el caldo gordo como dice nuestro presidente a estarles respondiendo a cadatwitt que ellos ponen

Comments are closed.