Murió Jaime Humberto Hermosillo

104

Provocador, irreverente, creativo, siempre él mismo Jaime Humberto Hermosillo, creó un estilo de cine que puso a México en primera fila de sus películas. Con un nacionalismo que rayaba en la autocrítica, en el sarcasmo, en la ofensa, en la ternura.

Dentro de una generación de cineastas mexicanos, Hermosillo fue diferente, abanderó causas que otros creadores evadían. Fue audaz como para hacer de una película de dos personajes un éxito (La tarea). 

Guionista, editor, productor y actor nació en Aguascalientes, el 22 de enero de 1942. Abandonó esa ciudad para emigrar a la Ciudad de México, donde trabajó como contador.

Después de tres años en el CUEC y sus primeros cortos realizados, Hermosillo realiza Los nuestros (1969): un retrato demoledor de los peores vicios privados y virtudes públicas de la clase media mexicana, que fue su epicentro donde se regodeó para cuestionar, e instalarse en una crítica permanente. Un sector de la población al que despreciaba tanto como admiraba. 

Hermosillo sorprendió con obras como La pasión según Berenice con la que ganó el premio Ariel a la Mejor Dirección (1975), donde la doble moral de algunos lugares de la provincia mexicana se desenmascara.

Así, en Naufragio (1977), obtuvo el Ariel a Mejor Dirección y guión cinematográfico.

Las apariencias engañan (1977), donde empieza su etapa irreverente, sorpresiva, porpia de un cine al que México no estaba acostumbrado.

María de mi corazón (1979), se realizó bajo este esquema; modelo de producción que le funcionó a lo largo de los años para expresarse sin límites. El corazón de la noche, eraun viaje a la anormalidad donde cada espectador se sentía involucrado.

El 10 de marzo de 1986 fundó la Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara, que ahora es conocido como el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), uno de los festivales más importantes de Iberoamérica.

Todas sus cintas resultan distintas entre sí, ya que pueden ser desde un plano único como Intimidades en un cuarto de baño (1989), comedias como Doña Herlinda y su hijo (1984), evocaciones fantasmagóricas como eXXXorcismos (2002) y hasta monólogos fílmicos como El más espantoso infierno (2010).

1 Shares