Método para identificar personas por su olor

190

El Grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con la empresa Ilía Sistemas, llevó a cabo una investigación cuyos resultados revelan que existen patrones reconocibles en el olor corporal de cada individuo que se mantienen constantes y sirven para identificarlos con un 85 por ciento de certeza.

Este resultado abre las puertas para mejorar la identificación personal de una forma menos invasiva que otras técnicas biométricas.

Actualmente, la verificación de la identidad en la mayoría de aeropuertos o puestos de control fronterizos reside en la comparativa de nuestro parecido físico a la imagen que aparece en la foto de documentos. Aunque los nuevos pasaportes electrónicos son difíciles de falsificar, el uso de técnicas biométricas basadas en características físicas del individuo permitiría incrementar la seguridad en dichos controles, señalan los investigadores.

Algunas técnicas biométricas como el iris o la huella dactilar poseen una baja tasa de error, sin embargo suelen estar relacionadas con entornos delictivos, lo que provoca que la persona a identificar sea reticente a ofrecer dicha información.

Las técnicas biométricas bien aceptadas por los individuos como el reconocimiento facial, poseen una tasa de error bastante superior pero no son tan agresivas.

Según los descubridores de estas identificaciones el desarrollo de nuevos sensores que permitan la captura del olor corporal del sujeto ofrece una solución mucho menos invasiva puesto que la identificación podría realizarse mientras la persona cruza una cabina en la que ha sido instalado el sistema de adquisición.

La identificación de las personas a partir de su olor corporal no es una idea nueva, se experimenta en ella desde hace más de un siglo por los perros de la policía.

La capacidad de estos perros para seguir el rastro de una persona a partir de una muestra de su olor corporal es conocida y demuestra la viabilidad del uso del olor corporal como identificador biométrico. Aunque los sensores actuales aún no han alcanzado la sensibilidad del olfato canino, en este estudio se ha utilizado un sistema de adquisición desarrollado por la Ilía Sistemas que posee una alta sensibilidad para la detección de elementos volátiles presentes en el olor corporal.

A pesar de que el olor corporal de las personas puede variar considerablemente por la acción de muy diversos factores, como enfermedades, cambios en la dieta o incluso el estado emocional, el estudio realizado por el grupo de investigación de la UPM GB2S sobre un conjunto de 13 personas durante 28 sesiones en días diferentes ha demostrado que existen patrones reconocibles en el olor corporal de cada individuo que se mantienen constantes y que permiten identificarlos con una tasa de error de tan sólo el 15%.

0 Shares