Gobierno de facto de Bolivia se retira de la Alianza Bolivariana

208

Regeneración (Agencias).- La canciller del gobierno de Bolivia emanado tras el golpe de Estado, Karen Longaric, informó este viernes que Bolivia se ha retirado de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), además de cesar a un 80 % de los embajadores designados durante el mandato de Evo Morales.

“Nos hemos retirado del ALBA”, dijo Longaric, quien añadió: “El escenario del ALBA, no nos interesa para nada”.

Según afirmó la funcionaria, ya se ha cesado en sus funciones a Sacha Llorenti, en Naciones Unidas, y Ariana Campero, en Cuba, pero también a un 80% de los embajadores.

Longaric añadió que esta decisión es porque esos embajadores no eran de carrera diplomática, sino políticos designados por el gobierno de Evo Morales, y por tanto ya no pueden hacer uso de las sedes diplomáticas.

Dijo también que otros funcionarios de carrera de la Cancillería se están haciendo cargo de las embajadas.

Dichas declaraciones llegan a raíz de que Diego Pary manifestara desde Nicaragua que seguirá ejerciendo como Ministro de Relaciones Exteriores y que participó de una reunión del Consejo Político del ALBA.

También retirarán de Bolivia a 725 ciudadanos cubanos, “sin que su integridad física sea lastimada”, dijo Longaric en la conferencia de prensa, afirmando que el hecho se da luego de una “charla muy respetuosa” con autoridades de la isla. Entre los expulsados, se cuentan médicos que estaban dando atención médica a la población más pobre de Bolivia.

Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, países que encabezan el ALBA, acordaron apoyar el regreso de Evo Morales y acusan al ejército boliviano de violentar el orden constitucional, llamando a esta situación “golpe de Estado consumado”.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) es una plataforma de integración de los países de América Latina y el Caribe, que pone énfasis en  la solidaridad, la complementariedad, la justicia y la cooperación, que tiene el propósito histórico fundamental de unir las capacidades y fortalezas de los países que la integran.

En la perspectiva de producir las transformaciones estructurales y el sistema de relaciones necesarias para alcanzar el desarrollo integral requerido para la continuidad de nuestra existencia como naciones soberanas y justas. 

Es, además, una alianza política, económica, y social en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran.

1 Shares