Gelman, poeta real

82
Viernes 9 de junio de 2017. En el Salón Principal de la Casa Universitaria del Libro de la UNAM, se realizó el conversatorio Como un golpe de amor en la cara del miedo. Reencuentros con Juan Gelman, con la participación de Adolfo Gilly, Daniel Goldin, Mara La Madrid, Eduardo Hurtado, María Rivera, Benito Taibo, Enzia Verduchi y Eduardo Vázquez Martín, Secretario de Cultura CDMX. Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura CDMX

Juan Gelman Burichson nació en Buenos Aires el 3 de mayo de 1930 y murió en la Ciudad de México el 14 de enero de 2014.

Poeta, traductor y periodista argentino, considerado como el poeta más importante de su generación.  Intelectual comprometido con las causas sociales y cuya vida dedicó a la dignidad d elos pueblos, fue hijo de emigrantes judíos ucranios, ejerció diversos oficios antes de dedicarse al periodismo.

Gelman recibió sus primeras cátedras en el Colegio Nacional Buenos Aires y con el paso de los años ingresó a la Federación Juvenil Comunista de Argentina.

Años más tarde, luego de abandonar la Universidad de Buenos Aires en donde estudió química, reflejó su atractiva y creadora realización de poemas que desde los 11 años se vislumbró así como su intensa actividad periodística.

Esta actividad lo obligó a exiliarse de 1975 a 1988, en ciudades como Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México.

En esos años la dictadura militar lo condena a muerte. Ant3e la imposibilidad de detenerlo, su hijo y su nuera fueron desaparecidos por la dictadura militar de su país.

Colabora en el periódico Rojo y negro. Es uno de los fundadores del grupo de poetas “El pan duro” y fue también secretario de redacción de Crisis, director del suplemento cultural de La Opinión y jefe de redacción de Noticias. También ejerce como traductor en la UNESCO. Desde 2007 colabora con el periódico de Buenos Aires, Página 1/2.  

Poeta adscrito al realismo crítico, consigue un estilo particular partiendo de un realismo crítico y del intimismo. Son constantes en su poesía la presencia de la cotidianeidad, el tono político, la denuncia y la indignación ante la injusticia. 

Escribe Exilio en colaboración con el periodista argentino Osvaldo Bayer; otras de sus obras son Citas y comentarios, Hacia el sur,Composiciones, Carta a mi madre y País que fue será

La antología Pesar todo es galardonada con el premio de poesía José Lezama Lima, que concede la Casa de las Américas cubana. En 2005 publica una nueva antología, Oficio ardiente, que reúne poemas publicados a lo largo de casi cincuenta años y algunos otros inéditos.

En el ámbito musical escribe dos óperas, La trampera general La bicicleta de la muerte, dos cantatas, El gallo cantor y Suertes, y varios LP.

Recibió numerosos galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Poesía en 1997 y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005; además tiene el título de ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires. 

En 2007 obtiene el Premio Cervantes, considerado el galardón más importante de las letras hispánicas, y dos años después la Asociación de Poetas Chinos le otorga el Premio Antílope Tibetano. El 14 de enero de 2014 muere rodeado de su familia en su domicilio de la capital mexicana, donde residía desde 1988.

El escritor Juan Gelman, premio Cervantes 2007, depositó en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado que permanecerá guardado hasta el 3 de mayo del 2050. Es una de las personalidades que deja un objeto personal en la antigua cámara acorazada de la sede central del Instituto.

Gelman recibió sus primeras cátedras en el Colegio Nacional Buenos Aires y con el paso de los años ingresó a la Federación Juvenil Comunista de Argentina.

Años más tarde, luego de abandonar la Universidad de Buenos Aires en donde estudió química, reflejó su atractiva y creadora realización de poemas que desde los 11 años se vislumbró así como su intensa actividad periodística.

El juego en que andamos

Juan Gelman

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte. 

1 Shares