Forman a niños como artesanos de cerámica tradicional paquimé

253
Gracias a los recursos del Pacmyc se fundaron grupos en cuatro escuelas de primaria, durante el ciclo escolar 2018-2019. Ahí unos 60 infantes se han iniciado como artesanos, herederos de la cultura paquimé y sus raíces.

Lo que inició como un sueño de la maestra Andrea Martínez se convirtió en realidad al formar talleres de cerámica tradicional paquimé, con niños de primaria y secundaria en escuelas de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

Fue gracias a los recursos del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc) que logró fundar los grupos en cuatro escuelas de primaria, durante el ciclo escolar 2018-2019. Ahí unos 60 infantes se han iniciado como artesanos, herederos de la cultura paquimé y sus raíces.

Andrea Martínez lamenta que muchos de los niños y jóvenes de Nuevo Casas Grandes no conozcan la zona arqueológica de Paquimé, considerado un excepcional vestigio arquitectura de adobe, a pesar de que se localiza entre 15 y 20 minutos del centro de su ciudad.

Andrea formó talleres de cerámica tradicional con niños de primaria de 5° y 6° grado porque “tenía un sueño, que los pequeños tuvieran otras actividades diferentes a su formación escolar”, comenta.

Con apoyo del PACMYC, desde enero del presente año, trabaja con niñas y niños en la elaboración de diferentes tipos de productos, todos ellos hechos con barro, elemento que obtienen de las faldas de los cerros cercanos a su comunidad.

“Tenemos de varios colores, tenemos barro rosa, gris, blanco y depende lo que queramos hacer. Trabajamos con ellos, con todos se puede hacer algo”, asegura.

En una segunda etapa de su proyecto, Martínez contempla trabajar con jóvenes de nivel secundaria, incluso con una telesecundaria localizada en la zona rural de Casas Grandes.

La cerámica de Paquimé

Un carácter distintivo de la cerámica de Paquimé es que no parece existir una relación entre formas y diseños con sus diversos usos. “En pocas palabras, las mismas imágenes se plasmaron desde ofrendas funerarias, hasta aquellas vasijas utilizadas para almacenar o preparar y servir alimentos”, señala Georgina Parada Carrillo, Maestra en Historia del Arte por parte de la UNAM.

En el estudio “Arquitectura y cerámica de Casas Grandes. Una comparación entre conceptos espaciales arquitectónicos y pictóricos”, agrega que “la policromía de la cerámica de Casas Grandes se limita al uso de dos pigmentos sobre la pasta o el engobe, de modo que en cada pieza sólo se presentan tres colores, a menudo ubicados dentro de las variaciones de un tono rojizo o café”.

Paquimé es un bien de valor cultural inscrito desde 1998 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

DRG

0 Shares