Fernando Benítez, la letra y la cultura

42

Si tuviera que calificarse el estilo de Fernando Benítez en la creatividad de la novela, en la acuciosidad del ensayo, en el rigor periodístico, sería un estilo extravagante, no por ello poco serio pero sí tan diferente que rayaba en lo que no podía ser.

Además, desempeñó varios cargos como asesor y consejero periodístico y cultural. Formó parte de varios medios impresos, tanto como escritor, como fundador y director.

La obra literaria de Benítez estuvo relacionada con la historia, la cultura y la antropología de México. Sus escritos fueron claros y precisos, orientados siempre a exponer, como resultado de la investigación, temas de interés social que despertaran conciencia histórica.

Fernando Benítez provino de una familia de clase media. Sobre su familia, se sabe muy poco; no obstante, se conoce que sus parientes le procuraron acceso a buena educación.

Fernando Benítez inició el ejercicio periodístico en 1934. Cuando apenas tenía veintidós años comenzó a trabajar en la Revista de Revistas. Dos años después, en 1936 y por más de una década, se desempeñó como reportero, editor y directivo del periódico El Nacional.

Durante el tiempo en que el periodista fue director de El Nacional, a mediados de la década de los cuarenta, tuvo una discusión con el entonces alcalde de la ciudad, Ernesto Uruchurtu, por lo que renunció al cargo

Tras aquel encuentro, Manjarrez lo puso en contacto con el jefe del diario Novedades. Ahí empezó una tarea que debió considerarse un nuevo género periodístico: el suplemento cultural.

El 6 de febrero de 1949, Benítez puso a circular el suplemento cultural México en la Cultura. Fue una de las publicaciones más relevantes en su estilo. Se convirtió en referencia y modelo a seguir en toda América Latina.

Benítez siempre demostró interés por el acontecer histórico de México. La mayoría de sus obras estuvieron orientadas a exponer los sucesos pasados de su país. Tal fue el caso de su primera publicación, en 1950, La ruta de Cortés, referida a las expediciones que el español realizó al territorio mexicano.

Fernando Benítez actuó siempre apegado a la verdad y a la objetividad, lo que le condujo a algunas confrontaciones. En 1961 renunció a Novedades, debido a desacuerdos con su director por la forma en que manejó los hecho políticos y sociales, tanto nacionales como internacionales.

A juicio del periodista, la directiva del periódico no le dio la importancia que merecía a varios eventos trascendentes, como, por ejemplo, los acontecimientos revolucionarios en Cuba. Así que, ante su posición firme de defensa del buen periodismo, se retiró. Muchos de sus colaboradores hicieron lo mismo, como un acto de apoyo a él.

En 1962 Benítez se unió al equipo de trabajo de la revista Siempre, donde luego la directiva le encomendó la creación de un suplemento cultural. Fue así como nació La Cultura en México. A su vez fungió como director. En sus páginas se expusieron las letras de grandes intelectuales de la época.

Compaginó su profesión como periodista con la de escritor. En 1968 escribió una de las obras más importantes de su carrera: Los indios de México, la cual fue una mezcla de literatura con periodismo y antropología. En 1972 cedió la dirección del suplemento a su colega Carlos Monsiváis.

Fernando Benítez, durante los últimos veinte años de su vida, se mantuvo dedicado al periodismo y a la escritura. Algunas de sus obras más resaltantes de aquel tiempo fueron: El libro de los desastres, Historia de la Ciudad de México, Los indios de México: antología La ciudad que perdimos.

1 Shares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí