¡El fantasma de Joseph Goebbels recorre Morena!

3110

Durante el fatídico proceso electoral de 2006 pudimos constatar con estupefacción, cómo el gobierno federal Foxista, violaba con impunidad las reglas del juego. Ni siquiera en 1988 vimos algo parecido. Los medios de comunicación, en una orquestación armónica inusual, enviaban un día sí, otro también, mensajes de odio contra Andrés Manuel López Obrador, pues sabían representaba una seria amenaza para detener el despiadado saqueo a la nación.

El financiamiento a la interminable y costosa campaña, corría por cuenta de un gobierno irresponsable, inmerso en el narcotráfico, y algunos empresarios, envilecidos por el poder compartido. 

Vicente Fox y el panismo residual, dieron luz verde a un agresivo  programa polarizante propuesto por sus asesores en marketing político cuya premisa básica descansaba en la descalificación y en las MENTIRAS repetidas tantas veces como fuera necesario hasta convertirse en verdades irrefutables. 

La frase “un peligro para México” fue su victorioso estandarte. Se repetía de manera incesante todo el día en spots de la presidencia a televisión abierta. 

Antonio Sola, unos de los creadores de esta propaganda años después diría;  “el propósito se cumplió a cabalidad, tuvimos a treinta millones de mexicanos recitando una MENTIRA”.

Hace apenas unos meses, empezaron a surgir en redes sociales “noticias” sobre la “vida y obra” de Yeidckol Polevnsky que en todos los casos resultaban FALSAS.

Sin embargo, tal parece no existía el menor ánimo de contrastarlas porque se escondían en el anonimato. A principios de octubre (mes de las asambleas) ante una orden convenida, decenas de cuentas nominales atacaban “sin filtros” a la Secretaria General en Funciones de Presidenta de Morena sin el menor pudor, exacerbando sus mensajes y “memes” ofensivos, claro, siendo precedidos en TODOS los casos por MENTIRAS. 

En Morena, existen liderazgos nominales administrativos sin exposición política, sin críticas, sin penas ni contrariedades, pero también sin glorias aclamables. Poco o nada se conoce de su contribución en los procesos electorales que hubieran puesto a prueba su eficiencia en el objetivo prioritario de cualquier partido.

Quizá los ejemplos más puntuales serían la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia y la Presidencia del Consejo Nacional. Las controversias en el seno del partido a últimas fechas han sacado del anonimato a sus titulares: Héctor Díaz-Polanco y Bertha Luján Uranga.

Por el contrario, los dos personajes más representativos en la pequeña historia de Morena, son aquellos liderazgos reales que han asumido con valentía y determinación su entrega sin reservas en la conducción política del partido. Andrés Manuel López Obrador, quien fuera creador y fundador del movimiento, es y será, sin duda, el mayor activo y su más justo referente. No existe precedente en la vida política del país de un político con sus virtudes y características ejemplares.

Yeidckol Polevnsky Gurwitz, quien asumiera las riendas de Morena tras la partida del candidato, enfrentó las elecciones de 2018 y 2019 con un éxito inusitado. El ejemplo de trabajo, dedicación y pensamiento político de nuestro actual presidente permea de forma contundente a Yeidckol Polevnsky considerada por muchos su más fiel intérprete.

A pesar de la oposición denigrante de algunos, las sensibles sugerencias del presidente se están cumpliendo: se ha renunciado en un 75% al financiamiento público y las encuestas como método para elegir a las dirigencias será posible.

Quizá lo anterior justifique la expresión cotidiana que cada día se escucha más: “Yeidckol y Obrador un solo corazón”

206 Shares