Día de los “Archivos del terror”

229
Foto: Multivac.

Archivos del Terror es el nombre que se le dio a unos documentos redactados durante la dictadura de Alfredo Stroessner, referentes a la Operación Cóndor, en Paraguay, que parecieran revivir ahora en países como Chile, Brasil, Bolivia y Colombia, donde la derecha se apodera no sólo de poder de manera ilícita sino que retoma del espejo de su pasado la inspiración para repetir, una y otra vez, la defensa a los intereses de las oligarquías. 

Los llamados archivos del terror, encontrados por Martín Almada, con la ayuda del juez José Agustín Fernández, el 22 de diciembre de 1992, en Lambaré, Paraguay, contienen todas las comunicaciones escritas entre autoridades policiales, militares y delatores civiles de Paraguay, principalmente, y también de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, durante las dictaduras militares gobernantes entre 1970 y 1980, con el fin de reprimir a sus respectivas sociedades.

La derecha, para proteger y tratar de preservar los derechos de unos pocos individuos, arremete contra las sociedades. Estos documentos incluyen información sobre intercambio y traslado de presos políticos, espionaje y control de actividades civiles; al punto que existen informes de reuniones familiares o de simples charlas de amigos.

Desde luego, la intervención de la CIA y de otras agencias y corporaciones policiacas de Estados Unidos, lugar donde se capacitaron muchos militares de esos países para aprender a torturar, a penetrar en los medios —que no parece ser algo complicado desde esa fecha hasta el presente—, espiar a los líderes, opositores, restringir las libertades y prohibir las manifestaciones de inconformidad.

Debe hacerse notar que en todos estos procesos fascistas, a lo largo de un siglo, los medios hegemónicos, se convierten en trincheras que arremeten a muerte, contra la sociedad. 

En los archivos del terror se mencionan sesiones de torturas por los más diversos medios. Los «Archivos del Terror» reflejan cómo se planificó el Terrorismo de Estado desde Estados Unidos a Sudamérica y desde los ejércitos y la policía hacia la población. 

Reflejan un sistema de control social propio de una «sociedad orwelliana» donde la más mínima manifestación de inconformidad y rechazo hacia el Gobierno y la situación social, se consideraba un acto subversivo que era reprimido en forma extrajudicial, sumaria y secreta; mediante asesinatos, secuestros, torturas sistemáticas o desaparición forzada de personas.

Los documentos, incautados en el procedimiento judicial realizado hace 27 años, corresponden al departamento de Investigaciones de la Policía, entre otras muchas medidas destacan éstas, que muestran cómo la derecha ve en el pasado el espejo del presente. El llamado “Archivo Pre-Stronista”, proviene de la siniestra época anterior a 1954, cubre con distintas fuentes documentales las décadas del 30 y del 40. Los documentos más antiguos provienen de 1917 y los más recientes datan de 1952, pero el Archivo es especialmente rico para el estudio de la dictadura del General Higinio Morínigo y de los gobiernos colorados previos a Federico Chaves.

14 Shares