Bolsonaro subasta a Brasil; Piñera lo imita en Chile

169
Foto: Politika

El gobierno de Brasil, encabezado por Jair Bolsonaro, espera recaudar más de 28 mil 500 millones de dólares mediante las subastas de nueve codiciadas áreas petrolíferas en aguas profundas del océano Atlántico. 

Diecisiete firmas petroleras provenientes de 11 países del mundo pujarán por los derechos de explotación de esos terrenos subacuáticos, en una operación que podría situar a Brasil como uno de los mayores productores de crudo del planeta. 

Según la Agencia Nacional de Petróleo del país (ANP), las cuatro áreas subastadas pueden llegar a producir conjuntamente 1.2 millones de barriles diarios. 

Las grandes multinacionales del sector ya están inscritas y preparadas para afrontar la puja. Compañías como las inglesas BP Energy y Shell, las estadounidenses Chevron y ExxonMobil, las chinas CNODC y CNOOC, la qatarí QPI o las españolas Repsol y Cepsa están entre las que tienen más posibilidades de hacerse con los derechos ofrecidos. 

Esta megasubasta llevada a cabo por el Ejecutivo brasileño, que ha atraído la atención de los principales inversores del sector petrolero, se alinea con una dinámica habitual en la economía de América Latina, consistente en ofrecer sus valiosos recursos naturales a grandes compañías transnacionales a cambio de una riqueza que, sin embargo, se ve desigualmente repartida entre las distintas capas de la sociedad y no llega a las más desfavorecidas.

Propósito similar que originaría la reforma estructural del ex presidente mexicano Enrique Peña Nieto y que ahora el Fondo Monetario Internacional pide a México concluir de acuerdo a sus lineamientos y “sugerencias”. 

El propio caso de Brasil es paradigmático de esta realidad, que se percibe también en el área de sus exportaciones minerales. El año pasado, este capítulo de su economía (basado en un 80 % en exportación de hierro) le reportó una cantidad de 25,200 millones de dólares. Los principales destinatarios de estas ventas fueron China, EUA y la Unión Europea.

El caso de Chile es similar. Es el principal productor de cobre del mundo y sus exportaciones minerales están integradas por este metal en un 87 %. Sus principales clientes son China, Japón y la UE, y sus ventas a lo largo de 2018 supusieron unas ganancias de 41.710 millones de dólares. Chile, sin embargo, se halla sumido en una intensa oleada de protestas precisamente instigadas por la percepción general de una gran desigualdad social.

*Con información de RT

1 Shares