Barbarie en la derecha

300

La descomposición de la derecha en América Latina llega a extremos de inconciencia, todavía no se dan cuenta de su retroceso. La indiferencia al dolor ajeno, se ha convertido en bandera del individualismo deshumanizado que les identifica.

La pasión por la violencia como medio para crear autoridad y poder, se convierte en la manera más feroz de gobernar, todavía no advierten que violan los derechos humanos y atentan contra su propia especie en un ritual de discriminación y odio que se vuelve finalmente contra ellos mismos.

La herida que pudo haber ocasionado la derrota electoral se hace grande y no cierra hasta convertirse en una puñalada mortal, y es así que, como fieras moribundas y acorraladas, se mueven en el mundo de la política con tal descaro que han olvidado la historia y desconocido el futuro para concentrarse en una acción permanente de muerte contra el enemigo.

Porque confesarse públicamente como admirador del exterminio que ocurre en Bolivia, donde los derechos elementales de los pueblos originarios son violados hasta el extremo de desaparecer, torturar y matar a sus propias raíces, sólo muestra la patología de su pensamiento y la barbarie de sus acciones.

Por si esto no fuera suficiente ofrece la derecha mexicana un  apoyo mediático e incondicional a un Golpe de Estado que acusa violación a todas las leyes internas de Bolivia, mata a medio centenar de personas.

Un gobierno que se asienta en la violación de la ley, donde ni siquiera la mayoría de su Congreso aprueba su llegada, con la Biblia en la mano y la orden de reprimir llega al poder con el apoyo internacional de un partido político que abiertamente se declara parte de esas ideas, indigna a la comunidad internacional.

Dos panistas fueron descubiertos como usuarios de cuentas que no sólo apoyan el gobierno de facto de Bolivia sino que contribuyen en las redes identificadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de violar los derechos humanos.

El portal sinembargo.mx, señala: “Julián Macías, analista español de redes sociales, identificó desde noviembre pasado a Javier Lozano Alarcón y Mariana Gómez del Campo como los principales impulsores de las tendencias que atacaron al ex Presidente de Bolivia Evo Morales y, además, aplaudieron al gobierno interino boliviano encabezado por Jeanine Añez”.

Información que comprueban otros medios y que resaltan el retroceso que esto implica hasta denominar el salvajismo de una derecha que no quiere morir sin antes herir al enemigo, porque detrás de este apoyo está el verdadero enemigo de ellos que es la Cuarta Transformación.

El rencor de quienes todavía no saben vivir la democracia, debe ser el enemigo a vencer y no el contrincante electoral, que se vio favorecido por el voto popular.

Regresar a la era de cavernas sólo por desgastar al enemigo en una carambola mediática acusa desesperación y rendición definitiva.

Saben que habrá más derrotas electorales y que lo que hacen contra la humanidad sólo los señala como cavernícolas de una política que evoluciona tan rápido que no se han dado cuenta de que ya no hay derecho a los privilegios ni raza superior en México.

Apoyar un gobierno que carece de legalidad elemental para denominarse así y sólo se autodenomina autoridad por derecho propio, simplemente no existe, sólo pueden tomarlo en cuenta y apoyarlo quienes han visto pasar el tiempo sin incorporarse a él.

2 Shares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí